metros en dirección a la sierra y dominando el caserío, desde aquí puede contemplarse una bella vista del valle del Ara y a vista de pájaro la villa de Boltaña. La fiesta era el 24 de agosto, día de San Bartolomé, fiesta mayor de Silves, se hacía misa y caridad el primer día de la fiesta, las tortas se compraban en Boltaña y se pagaban entre todos los vecinos. Delante de la ermita, a la sombra de unas carrascas, se repartía la caridad. Por la tarde, se hacía baile en las eras de la aldea. El segundo día de la fiesta la misa se hacía en la Iglesia del pueblo- bajo la advocación de Santa Eulalia.

 

 

Planta rectangular con ábside semicircular. orientado al este, montado al exterior sobre un doble basamento, de algo más de 1,50 m. de altura. Bóveda de medio cañón en la nave y de horno en el ábside. La puerta abre al sur en arco de medio punto entre dos contrafuertes en talud. espadaña sobre el muro de los pies con dos vanos de medio punto. Oculo en este muro y vano adintelado y con derrame en ambos lados del comienzo de la nave. Para encontrar le ermita hemos de partir del barrio de arriba de Silves, aparece después de las últimas casas a unos cien