Pequeña planta rectangular con cabecera recta, orientada al este, que conserva parcialmente la bóveda de medio cañón despiezada en piedra sillar. Se sitúa en la cima del monte de Santa María Magdalena, el camino en fuerte pendiente y fácilmente reconocible, sale del mismo pueblo. Llegaremos a la ermita tras caminar como una media hora. Se iba en romería el 22 de julio, día de Santa María Magdalena y fiesta pequeña de Sieste. Acudían los vecinos de Sieste, Guaso, Boltaña, Morcat, Latorrecilla y Margudgued. Hacían misa, bendición de términos y reparto de caridad. Cada año se encargaba un vecino de dar la caridad y se pagaba  a escote. Las mujeres hacían unos ramos de flores y con dulces cuya base era de caña o de esparraguera, y se rifaban al final para pagar la caridad - todavía hay casas de Sieste que conservan algunos de estos ramos -. Después se hacía una comida campestre y la gente pasaba la tarde jugando a las cartas. A última hora de la tarde, se volvía al pueblo y se hacía baile en la plaza. Desde la guerra no se ha vuelto a hacer esta romería.