Ningún habitante de la zona recuerda alguna celebración religiosa en torno a esta ermita, pero nadie duda de su importancia. Se sitúa en un estratégico punto, paso obligado desde Francia y muy posiblemente, vía de entrada en Aragón del Camino de Santiago. De ello da cuenta la envergadura de la hospedería contigua al ermita - conocida también como:  "Hospital de los Templarios", en la que el caminante encontraría acomodo. Este paraje es descrito por Lucien Briet, en su viaje realizado por el Altoaragón a principios del siglo XX, sobre 1906, hace notar ya el estado de abandono en que se encontraba ya por aquellos años y entre alguna que otra alusión al contrabando, describe así el estado de la ermita: En la vertiente española de los Pirineos, después de haber pasado el puerto de Gavarnie, es Boucharo el primer lugar habitado que se encuentra. Ni como aldehuela se puede considerar este lugar; en la Edad Media no había allí más que un hospital o asilo para albergue de los que atravesaban el collado; que con razón se le tenía como peligroso a causa de las tormentas; ese asilo que da hoy reducido a una vulgar posada, bien poco hospitalaria, con un puesto aduanero adyacente. Al salir del puente se pasa por las dos barracas que ocupan los agentes del fisco y la casita donde en otros tiempos se alojaba el donado, es decir, el hermano lego que tenía por misión reparar el sendero del puerto y guiar, en caso de necesidad, a los viandantes. Descúbrese luego el ábside de una capillita, colocada bajo la advocación de San Nicolás. Apenas se reconocen las ruinas de un presbiterio que había adosado a este oratorio. Después de la posada hay un último edificio que sirve de despensa, bodega y cuadra del terrazguero.

NOTA- Para más información del lugar, ver  en la Sección Valle del Ara, Bujaruelo.

 

Nave rectangular dividida en tres tramos con ábside semicircular orientado al este. Se cubren los tramos de la nave con bóvedas de medio cañón, con pequeños lunetos circulares, separados por fajones de medio punto, el ábside con cuarto de esfera. Imposta biselada a lo largo de los muros de la nave y presbiterio. Dos vanos de medio punto, capialzados y con derrame interior, monolíticos y aspirellados, en el ábside. La puerta original abre al sur, inutilizada por un cobertizo adosado. Parece que es en arco de medio punto. Otra, a los pies, en arco de medio punto. Restos de un pequeño campanario al oeste. Noticia escrita de una inscripción que exisía en el altar mayor:"Mosén Miguel Guillermo anno 1759". Se encuentra al final del valle de Buxaruelo, en la orilla derecha del río Ara, al pie del antiguo camino a Francia y a unos 40 metros del viejo puente que, con su característico arco de medio punto cruza el río.