por el camino de subida y otro por el lado contrario de la montaña, en dirección a Morillo de Sampietro. Esta otra ruta se inicia cresteando en descenso hasta un lomo herbáceo. Se desciende bruscamente a la izquierda del lomo hasta una pequeña fuente denominada de Albarosa. Pasada la fuente se gira a la derecha hasta confluir con los restos de una antigua pista, utilizada por petroleros. Se continua por la pista hasta llegar a un barranco, desde donde se divisa el Mesón del Piojo, situado en la pista de Morillo. Se sigue por el fondo del barranco hasta cruzarse con el antiguo camino de Morillo a Ascaso. Este tramo no es muy visible, por lo que hay que ir campo a través por donde mejor se puede. Una vez tomado el camino, ya no hay ninguna dificultad para llegar a Ascaso, atravesando un pequeño y curioso puente de piedra.Sobre las 15 horas nos reunimos los participantes, con más personas que no habían estado en la ascensión, para compartir una comida de convivencia amenizada a los postres por la Ronda de Boltaña y que se prolongó hasta bien avanzada la tarde.De este modo transcurrió la tercera ascensión a Nabain, origen del nombre de nuestro Club, y que se realiza todos los años por estas fechas en conmemoración de la festividad de Santa Marina.

Ascaso desde la subida En la cima, Ermita 
José Ramón informa Bajando en grupo
Bajada entre "abrizones" El "mister", en forma
Descanso en el mojón Santiago Lozano

 

 

 

La subida al Nabaín, o Pico de Santa Marina, se celebra desde el año 2000 y a mediados del mes de Julio, como celebración del Día del Club (del Club de Montaña Nabaín), esta celebración coincide y se complementa con la festividad de Santa Marina; para más información de este evento adjuntamos el comentario realizado por José Ramón Monclús, alma mater de este Club y principal promotor de actividades del mismo, esta crónica adjunta pertenece a la tercera subida, realizada en el año 2002 y es la siguiente:

Salimos de Boltaña a las 8 h. hacia el núcleo de Ascaso (1.030 metros). Sobre las 9 h. se inició el ascenso por la pista situada a unos 50 metros por debajo de la fuente de Ascaso y que lleva a unos depósitos de agua. Desde allí se gira a la izquierda por una zona de piedra suelta y vegetación baja, hasta alcanzar una gran rayera muy pendiente y salpicada de bojes y otros arbustos incrustados entre las grietas. Se asciende prácticamente en línea recta hasta un gran mojón de piedras. A partir de aquí la senda se hace más visible y zigzagueando por suelo de piedra suelta nos conduce a un montículo desprovisto de vegetación, donde hay una minúscula explanada. El camino continua a la izquierda, con menor pendiente y otra vez entre vegetación, hasta alcanzar las grandes paredes que dan a la rivera del Ara, encima del caserío abandonado de Latre.La senda sigue un buen tramo paralela a las paredes, para luego virar a la derecha y adentrarse otra vez entre la vegetación, predominando ahora el boj alto. Aquí si es más evidente y un poco más pendiente, y nos conduce a una especie de “pared” de bojes de más de 2 metros de altura. Superada esta barrera, aparece un gran lomo cubierto de “abrizones”y con menor pendiente. Superado este tramo aparece por primera vez ante nuestra vista el valle de La Solana, y el camino sigue pegado a la cresta, con el suelo de piedra descompuesta y flanqueada de bojes hasta la cima de Santa Marina (1.796 metros). Los tiempos invertidos en la ascensión han sido muy variados (desde 1,15 h. hasta las 2 h.), ya que se ha subido en grupos, cada uno al ritmo que sus características físicas se lo permiten.Para el regreso se formaron dos grupos: uno descendió