Este lugar tenía 2 habitantes en 1983, pertenece al municipio de Tella-Sin (Huesca), 1.100 m. de altitud, enlaza mediante pista asfaltada (por Lamiana y Arinzué) con la pista de Tella, que a su vez despega de carretera local HU-640. Núcleo totalmente colgado en la orilla izquierda del río Yaga, a los pies de un farallón calizo (pendiente en torno a los 45º). Bellísimo y muy abrupto entorno natural. De Rebilla puede decirse que es otro hábitat imposible, no hay ni un metro de terreno plano, inclusive las tumbas del cementerio trazan un forzadísimo escalonamiento Parvo en viviendas éstas siguen la curva de nivel trazada por la calle de la fuente, todas son masas individualizadas y variada gama de cierres: fibrocemento, teja curva, teja plana, espinazo con lomo de madera...horno con bóveda de ladrilleta. Iglesia parroquial del XVI-XVII: planta de crucero bajo con bóvedas de cañón, ligeramente apuntada en la nave; puerta al sur, al fondo del atrio y con arco de medio punto, torre a meridión con un solo cuerpo. En una mallata caliza hay un buen número de signos lapidarios de compleja labra y difícil interpretación que estimamos que no pueden ir más allá del  s.XV en base a la sección de una bóveda con ligero apuntamiento, dobles cruces, cruces horquilladas que entre otros signos allí se representan.